¡El delantal y el acoso!

En cierta oportunidad los ministerios femeninos invitaron a mi papá para ser juez en un concurso de delantales.  Mi pobre papá no tenía idea como juzgar la hermosa artesanía presentada en cada una de las piezas. Él percibió que todos los delantales eran muy hermosos por el frente pero no todos eran bien acabados en el “reverso”.  Siguió entonces el criterio de juzgar el delantal con el mejor reverso.

La realidad de algunos delantales es que son tan bonitos por el frente y tan feos en su reverso. Así mismo, es sorprendente y repugnante descubrir los innúmeros casos de acoso sexual viniendo a la luz en estos días en los medios de comunicación. El lado secreto de varias de las celebridades famosas e ilustres que tanto admirábamos ha sido revelado y lo que se constató no es nada plausible.

El acoso sexual se trata de un abuso de poder, y es cuando una persona piensa que tiene el derecho de exigir lo que sea de la otra, simplemente por estar en posición de autoridad sobre ella, y la obliga a hacerlo. Es importante saber que la palabra de Dios nos hace entender que ¡nadie tiene el derecho de abusar del otro y nadie merece ser abusado por el otro!

Ver y corregir los desvíos de los abusadores y que de alguna forma restituyan a sus víctimas es importante y necesario, pero hay que recordar que un día tendremos todos que comparecer delante del Juez eterno, que lo ve todo y todo lo conoce, y Él nos recompensará conforme nuestras acciones, tanto las públicas como las privadas. 

Un día el “reverso de nuestro delantal” será revelado y que sea tan hermoso como su frente. Si cada día buscamos al padre celestial para ayudarnos a arreglar y corregir todos los lados de nuestra vida, entonces podemos vivir tranquilos y sin miedo de un día enfrentar el juicio divino.

¿Cómo el ejemplo de otros puede influir en nuestra manera de vivir? ¿Qué podemos hacer para vivir una vida ejemplar?


(El juzgar a los demás, Mateo 7:1-5 – Nada oculto que no haya de ser manifestado, Marcos 4:21-25)

Comentarios

  1. Estimado Comisionado, primeramente tenga ud. Saludos cordiales.
    Mire, es muy cierto lo que esta pasando en el mundo con respectos al acoso sexual o laboral que se va dando dia tras dia.
    Y eso en estos tiempos se ve como normal.
    Como experiencia, al trabajar en un trabajo secular, en ningún momento sentí eso del abuso de poder hacia mi persona, para mi era un placer trabajar para ganar mi salario, porque los jefes y compañeros me respetaban tanto como yo a ellos, no importando mi edad.
    Pero lo que si me preocupa es que, esto , también se de en la iglesia, no puedo decir si me paso o no, pero le aseguro que no es grato trabajar cuando eres obligado a hacer algo que no puedes o no quieres, como joven cristiana, siempre necesitare que alguien me enseñe a hacer las cosas. y es por eso que admiro a algunos oficiales que se toman el tiempo de enseñarme lo que saben.
    Esto por supuesto me ayudara a tener un delantal bonito por delante y por detrás.
    Y bueno, si hay delantales que están malos por detrás, también puede ser que algo este pasando en esa vida y por ende uno no puede juzgar a la primera, mas bien ser empatico y orar por el o ella. :)

    Bendiciones!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Gracias por su comentario. Me alegra que su experiencia laboral ha sido positiva. Lamentablemente todavía, sí es verdad que el acoso sexual y el abuso de poder también ocurren en la iglesia. Incluso las estadísticas revelan que es en las familias donde ocurren con más frecuencia. Tal comportamiento entre tanto no debería venir de aquellos que verdaderamente buscan seguir a Cristo, pues eses buscan amar al prójimo como a sí mismos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Dime con quién andas...?

Huracán Jezabel

¿Salvación o Sanción?